Todo se puede convertir en negocio con la determinación necesaria

Nos encontramos en una temporada donde las personas disfrutan abrir sus propios negocios, es muy raro que una persona quiera ser empleado en la actualidad, pues nuestra educación ha cambiado mucho y se nos ha enseñado que es mejor ser emprendedor, nos encontramos en la época del emprendimiento, donde se nos enseña que lo mejor que podemos hacer es ser nuestros propios jefes, lo cual desde mi punto de vista depende de la persona, se nos inculca esto porque cada vez somos más y más seres humanos los que habitamos el planeta y por ello el número de empleos disponibles resulta insuficiente. Y es que además hubo una temporada donde las personas se sentían más cómodas como empleadas, pues conocían las grandes implicaciones que tenía abrir un negocio propio, esto también influyó para que se desequilibrará el número de empleos disponibles, gracias a las crisis y depresiones financieras que hemos vivido, muchas personas ya no se animan a abrir su propio negocio por miedo a perderlo todo. 

 

Y aunque aún existe esta incertidumbre, por lo que se ha optado con el paso del tiempo es por hacernos saber y dejarnos bien claro cuáles son las ventajas de emprender y abrir un negocio propio, entre las principales podemos encontrar el hecho de que tú eres tu propio jefe, no tienes que rendirle cuentas a nadie, tampoco tienes que cumplir con un horario determinado, puedes manejar tus propios tiempos, no tienes un sueldo establecido, es decir que puedes ganar lo que quieras ganar y no tienes que seguir ordenes de nadie, tú puedes elegir y establecer la forma en la que quieres que tu negocio se maneje sin que nadie te lo impida. Sin embargo estas cosas también pueden ser vistas como desventajas pues es verdad no existe un horario determinado para trabajar, pero es importante tener bien claro que una persona emprendedora trabaja más que un empleado, probablemente trabaje casi todo el día, sobre todo cuando el negocio apenas va despegando, sin embargo la carga se puede aligerar una vez que ya esté bien establecido y pueda ser manejado por los empleados, por lo que ya solo requeriría de cierta supervisión. En cuestión del dinero también en un principio puede llegar a ser difícil pues habrá ocasiones en las que el jefe se quedará con una cantidad incluso menor a la del sueldo de sus empleados, pero habrá otras en las cuales sacará mucho más, pero para que esto pueda suceder así, es necesario tener determinación. 

Cualquier cosa, hasta la que menos podemos llegar a pensar puede convertirse en un negocio con la determinación necesaria, por ejemplo la eliminación de tatuajes, probablemente muchas personas llegaron a pensar que esto no será posible y mucho menos que sería una oportunidad de negocio, sin embargo todas las necesidades de las personas, hasta las que nos parezcan más simples, pueden convertirse en un negocio, por eso es que existen spas, lugares donde te hacen pedicuras y cosas que tú podrías llegar a pensar que la gente no consumiría por el simple hecho de que pueden hacerlo ellos mismos o porque en realidad no son una necesidad, sin embargo muchas veces las personas pagan más por la atención y otras por simple gusto. Lo importante es la determinación, si tu piensas abrir un negocio propio, lo primero que debes de hacer es tener bien claro que tienes que trabajar mucho y tal vez por un largo tiempo, vas a tener que buscar muchas estrategias y estar en constante crecimiento, pero si de verdad te lo propones vas a lograrlo.